Sexualidad y cáncer de mama…

Existe un cuerpo sexuado más allá del cáncer

El cáncer de mama es uno de los cánceres más frecuentes en las mujeres. Tanto los métodos de pesquisa como los tratamientos han avanzado enormemente en los últimos años. Sin embargo, a pesar de estos cambios y la gran conciencia social que existe hoy en día al respecto, sigue existiendo un área invisibilizada, la sexualidad de estas mujeres. Es importante que las mujeres con cáncer de mama sepan que, si bien su sexualidad puede verse afectada por el cáncer, ellas pueden disfrutar de una vida sexual satisfactoria si lo desean.

Para hablar de sexualidad en cáncer de mama debemos reflexionar respecto a dos puntos relevantes. Tal vez parecerá obvio, pero es importante considerar que no todas las mujeres son iguales y no todos los cánceres de mama los son tampoco. Por lo mismo, los efectos que esta enfermedad puedan tener en las sexualidades de mujeres dependerán principalmente de estos dos elementos. Por un lado, qué tipo de cáncer es, cómo se está presentando en su corporalidad, así como sus abordajes y tratamientos. Por otro lado, otro factor fundamental es cómo es esa o son esas mujeres. Es decir, su edad, sus biografías, su personalidad, su cuerpo (y cuando hablamos de cuerpo incluimos la química de su ideas, pensamientos y emociones), su vivencia de la sexualidad, sus vínculos sexo-afectivos y su entorno.

Paralelamente, no debemos olvidar que las sexualidades se encuentran influenciadas por factores socioculturales, personales, relacionales y corporales, por lo que el impacto que el cáncer pueda tener en esa sexualidad se relacionará con estos elementos también. Además, el cáncer es una enfermedad que puede impactar la corporalidad, la cotidianidad y los vínculos sexo-afectivos de estas mujeres, acompañados por las narrativas socioculturales que construyen la imagen que tenemos del cáncer y, específicamente el cáncer de mama.

Por lo tanto, probablemente todos estos los elementos configurarán la experiencia de la sexualidad en LAS mujeres con un cáncer de mama.

A pesar de esta diversidad de mujeres, historias y sexualidades, probablemente existen algunas características comunes que podemos tener presentes. El diagnóstico de un cáncer de mama puede traer consigo una serie de preguntas y temores: el temor a la muerte, el temor a los posibles cambios corporales que los tratamientos pueden generar, el impacto de esta enfermedad en la cotidianidad y cómo esto puede impactar a su entorno cercano (vínculos sexo-afectivos, hijos, familiares, amistades, etc). Sin duda alguna esta situación significa un cambio, y todo cambio genera cierto nivel de estrés.

Específicamente respecto al impacto del cáncer en la corporalidad, en general, cualquier enfermedad que afecte la calidad de vida de las personas, puede repercutir en su sexualidad. Tanto por el efecto que puede generar en el día a día, como síntomas generales que puedan impactar el cuerpo. Además, el estrés, las alteraciones del ánimo o la ansiedad, que pueden estar presentes en una situación como esta, también son elementos que pueden afectar la sexualidad de estas mujeres. Específicamente, los posibles tratamientos empleados (cirugía, quimioterapia, radioterapia o tratamientos hormonales adyuvantes) pueden tener efectos corporales que impacten la sexualidad de estas mujeres. Alteraciones como la caída del cabello, modificaciones mamarias, cicatrices, sensibilidad mamaria, afectación de la piel y sequedad vulvo-vaginal, son cambios que pueden afectar la imagen corporal, la construcción de la femineidad, las sensaciones físicas dentro de una experiencia erótica, la respuesta sexual y la satisfacción sexual.

La corporalidad sigue siendo un elementos atravesado por constructos socioculturales en donde existen ciertos estereotipos de belleza y de corporalidades, así como de coreografías sexuales. Por lo tanto, estas modificaciones corporales pueden tener un impacto importante en la sexualidades de estas mujeres. Cuán bien yo me siento con mi propio cuerpo, y cuán cómoda me siento para compartirlo con otras personas dentro de una experiencia erótica. Además, la sequedad vaginal que algunas mujeres pueden experimentar puede generar dolor en las relaciones sexuales penetrativas, lo que puede afectar otras esferas de la misma respuesta sexual. Por otro lado, posibles alteraciones de la sensibilidad mamaria pueden repercutir dentro de esa experiencia erótica considerando los elementos que individualmente a cada persona le erotizan.  Así, el deseo por una actividad sexual, la excitación durante el encuentro erótico e incluso la respuesta orgásmica pueden verse afectadas, además de la posibilidad de experimentar dolor en las relaciones sexuales, con lo que esto significa.

Si existe pareja, tanto su sexualidad como su vida en general puede verse afectada. Las parejas pueden también tener un impacto emocional, y en ocasiones, dado las circunstancias, no se generan los espacios para poder compartir estas emociones, muchas veces con la intensión también de no preocupar a la mujer. En ocasiones, a esto se puede sumar que asuma un rol de cuidador/ra dentro del vínculo de pareja el cual es muy difícil de compatibilizar con el rol erótico. Las parejas muchas veces no saben como acercarse en el plano sexual, tiene temor a que sus parejas se sientan presionadas y no desean hacerle daño (especialmente si dentro de los posibles efectos de los tratamientos existe sequedad vulvo-vaginal y dolor en las relaciones sexuales). Sumado al hecho de que muchas veces por todo lo descrito previamente, la misma mujer no sabe como acercarse y retomar este aspecto de su vida. Por otro lado, cuando no existe pareja o vínculos sexo-afectivos, puede existir la inseguridad de cómo comenzar a retomar este aspecto de la vida.

Comprendiendo el impacto que el cáncer de mama puede tener en las mujeres y que la sexualidad es un recurso que nuestro propio cuerpo nos facilita para nuestro bienestar corporal y emocional, es que debemos hacer un abordaje preventivo e integral de esta temática. Es fundamental visibilizar la importancia de la sexualidad, de los posibles efectos que el cáncer puede tener en ellas y plantear posibles abordaje para que, de ellas desearlo, puedan continuar con una vida sexual satisfactoria. Generar espacios de reflexión que inviten a evidenciar esta temática, a cuestionar los estereotipos de belleza y sexualidades, y a hablar de otros aspectos relevantes en la vida de estas mujeres como la sexualidad es clave para la satisfacción sexual de estas mujeres. Las mujeres con cáncer de mama pueden disfrutar de una vida sexual satisfactoria.

Constanza Bartolucci Konga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.